La cruz de Íñigo Arista

Los orígenes legendarios de la cruz de Íñigo Arista en el escudo de Aragón

Según las crónicas, en el siglo IX los pobladores de Sobrarbe se vieron cercados por un ejército musulmán en el El Pueyo de Araguás. El rey de Pamplona, Íñigo Arista, fue a su rescate.

foto_hor_250Mientras esperaba noticias de los asediados, el monarca vio una enorme cruz plateada sobre el cielo azul que le indicaba el camino y atacó a los musulmanes por sorpresa. El agua del barranco del Soto se tiñó de sangre. El rey cristiano obtuvo una gran victoria y, en agradecimiento, los caballeros de Sobrarbe lo nombraron su rey.

Mucho tiempo después, la cruz plateada sobre fondo azul se convertiría en el símbolo personal de los reyes aragoneses. Esta cruz religaba a los monarcas con la primera dinastía de reyes de Aragón, muy vinculados al reino navarro. Pero sobre todo, recordaba el origen pirenaico y cristiano del reino.

Cuenta la leyenda que al morir Íñigo Arista recibió sepultura en Araguás, y que posteriormente sus restos fueron trasladados al Real Monasterio de San Victorián. En el siglo XIV se tiene constancia de que Pedro IV de Aragón ordenó enviar al sepulcro de Iñigo Arista un paño de oro con este símbolo.

foto_hor_500 El monasterio, que albergaba también la tumba de Gonzalo I (s. XI), se convirtió así en Panteón Real de los Reyes de Aragón.

Más información en la web de la identidad de Aragón https://identidadaragonesa.wordpress.com

Y una amplia descripción de la batalla y la aparición de la cruz en el libro Sobrarbe y Aragón, estudios históricos sobre la fundación y progresos de estos reinos, de Bartolomé Martínez y Herrero (año 1866), parte 6 (página 259 y posteriores), documento publicado en la web de la memoria digital vasca.

Patrocina: gobierno-de-aragondiputacion-de-huesca
Colabora: comarca-de-sobrarbe